5 cosas que ocurren en el pueblo más frío del planeta.

5 cosas que ocurren en el pueblo más frío del planeta

El pueblo de Oimiakón es un pequeño pueblo de 472 habitantes. En él suelen ocurrir cosas interesantes debido al frío extremo.

Oimiakón  se encuentra situado junto al río Indigirka en el este de Siberia (Rusia) y es conocido como “El polo del frío” debido a las temperaturas bajas extremas que se experimentan durante todo el año. En enero de 1926 se registró una temperatura record de -71°C. A pesar de lo dificil del clima, los habitantes se las han ingeniado para adaptarse y vivir en estas condiciones hostiles.

  1. El suelo del pueblo permanece congelado todo el tiempo
  2. Los peces, al sacarlos del agua, tardan 30 segundos en congelarse.
  3. El combustible de los autobuses se solidifica al apagar el motor.
  4. La leche nunca es líquida y no necesitan refrigerador para almacenarla
  5. Para enterrar a una persona deben derretir primero el suelo congelado con combustible.

El pueblo del agua que no se congela

Irónicamente, su nombre significa “Agua que no se congela”, en relación a las aguas termales que emanan en la cercanía. Sin embargo, la realidad es muy diferente.  Dependiendo de la época, la luz del día puede variar de 3 a 21 horas, para la estación de invierno y verano respectivamente.

Durante el invierno, la niebla causada por las fabricas y los autos es densa y las personas deben usar gruesos abrigos para asegurarse que el frío no penetre y cause dolor.

Como en todos los lugares del mundo, en Oimiakón también mueren los habitantes. Los funerales en el pueblo representan otro problema, pues para enterrar a una persona debe hacerse una gran fogata inicial para derretir la gruesa capa de hielo.

Es interesante que a pesar del clima tan hostil, el pueblo de Oimiakón se ha convertido recientemente en un destino turístico para aquellas personas que gustan de la aventura y las experiencias diferentes.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion