La rana en el pozo nos da una lección.

La rana en el pozo nos da una lección

La rana en el pozo es una corta historia de superación personal que nos regala una gran lección para aplicar a la vida diaria. La historia de la rana en el pozo dice así:

Un día un grupo de ranas venían juntas, saltando y divirtiéndose por el bosque. No se percataron de un profundo pozo de agua que tenían justo en frente. Sin darse cuenta, de repente, se encontraron todas en lo más profundo del agujero. Era tan oscuro y profundo para ellas, que casi no podían verse entre sí. Empezaron a nadar y saltar lo más que podían, intentando salir a la superficie.

Otro grupo de ranas amigas se percató del incidente y se acercaron con el mejor deseo de colaborar para ayudarlas a salir del pozo. Sin embargo, al verlo tan profundo, sus esperanzas rápidamente se apagaron y en vez de alentarlas para saltar, les recordaban cuan profundo y dificil era el agujero en el que se encontraban:

“Desistan!”, “Es demasiado profundo!”, “Jamás lo lograrán!”, “No desperdicien sus fuerzas!”, eran solo algunas de las frases que sus amigas ranas gritaban desde lo alto del agujero.

Poco a poco, cada una de las ranas en el pozo desistieron. Empezaron a ahogarse, pues habían dejado de nadar y saltar. Todas, excepto una de ellas, que parecía saltar cada vez con más fuerza.

A pesar de las palabras de desánimo de sus amigas ranas, la rana en el pozo se esforzaba por dar saltos. Intentaba una y otra vez sin parar… hasta que en uno de sus intentos, logró salir del pozo !

Inmediatamente, sus amigas ranas se acercaron sorprendidas y preguntaron: “¿Como lo lograste?”. Pero la rana en el pozo (que ya no estaba más en el pozo) guardaba silencio. Ellas preguntaron de nuevo “Dinos! …¿Como lo lograste?” Pero no obtuvieron respuesta….

La rana que había logrado salir del pozo, era sorda.

La rana en el pozo nos recuerda lo importante de escuchar a  la gente correcta

Estamos rodeados de personas. Algunas de estas personas nos aprecian, nos apoyan y nos dan buenos consejos para nuestro diario vivir. Sin embargo, algunas personas a nuestro alrededor no siempre nos darán el apoyo y la motivación que esperamos.  Para algunos, los obstáculos a vencer serán demasiado altos y profundos que nos animarán a desistir, a no seguir y no intentar más.

Al igual que la rana, podemos elegir escuchar los desánimos, o podemos elegir no escucharlos y seguir intentando una y otra vez, hasta que lo logremos…

¿ Que piensas de esta historia ?

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion